Ir a Baterías

Barreras infrarrojas, uno de los pilares de los sistemas de protección perimetral y de interiores

Ariel Bertoa

Lider de Tecnología de STARX

En un artículo anterior revisamos a fondo los mitos y verdades sobre los sensores de exterior. Analizamos la importancia de instalar sensores apropiados para asegurar una detección temprana y efectiva. Además, allí vimos claramente que las barreras infrarojas, lejos de ser inútiles como sensores de exterior, si su colocación se adapta a las necesidades del cliente y su tecnología es compatible con el espacio a monitorear, por su bajo costo (comparando con sensores de doble tecnología, por ejemplo) y gran alcance, son una muy buena elección.

De hecho, por estas características (gran alcance y bajo costo), las barreras infrarrojas son la elección más eficiente, y por eso, más común, cuando se requiere monitorear un perímetro amplio. De querer cubrir el mismo alcance con otra tecnología, como podría ser PIR+MICROONDAS, los costos se dispararían por las nubes por la necesidad de tener que combinar varios dispositivos de esa tecnología para cubrir las distancias que cubre tan solo una barrera infrarroja. A su vez, las barreras de microondas, si bien tienen un costo mayor que las infrarrojas, proveen mucha mayor distancia y alcance que otras tecnologías.

¿Cómo funcionan las barreras infrarrojas? ¿Y las de microondas?

Recordemos que las barreras infrarrojas comúnmente denominadas simplemente “barreras”, funcionan con dos dispositivos, uno que proyecta haces infrarrojos y otro que los recibe con un foto sensor. 

Combinándolas, es decir, instalando más de un par a diversas alturas, se pueden generar “paredes invisibles” infrarrojas de hasta 250m de largo. A su vez, colocando pares en cadena, se logra cerrar un perímetro cuyo largo va a estar solo limitado por la capacidad y distancia de conexión al panel. El sistema de alarma de las barreras se activa cuando una persona, animal o elemento se interpone entre los haces, evitando de esa forma que el foto sensor perciba la señal del dispositivo emisor. Para reducir la cantidad de falsos positivos, las barreras que cuentan con más de un haz infrarrojo (hay modelos de 2, 4 y 6 haces), se pueden configurar para que solo disparen la alarma cuando más de una cantidad a definir de haces se vean interferidos. En ese sentido, el modelo de barral, es una barrera infrarroja de en general 6 o más haces que los integra en un barral, simplificando su instalación.

Cabe aclarar, además, que los rayos infrarrojos son totalmente invisibles para el ojo humano, por lo que si los dispositivos están bien escondidos o camuflados en el ambiente son virtualmente indetectables para los intrusos. 

Las barreras de microondas, por su parte, si bien son más costosas, tienen mayor precisión y prestaciones dado que tienen alta inmunidad y mayor precisión frente a viento, lluvia, neblina, hojas, ramas o pequeños animales (como pájaros). Logran estos resultados porque en lugar de funcionar con haces infrarrojos lineales, funcionan con haces electromagnéticos usando microondas de alta frecuencia, que genera un óvalo tridimensional que puede alcanzar un largo de 200 metros, ancho de 5 metros y alto de 2.5 metros, tal como se puede ver en el gráfico que figura a la abajo.

 Se puede apreciar que, dependiendo de la altura en la que se instale, gracias a trabajar con un campo electromagnético, este permite detectar intrusiones incluso por debajo de la tierra hasta 1 metro. Cuando un elemento intercepta el haz de microondas, el receptor realiza un análisis de masa y peso de dicho elemento para determinar si fue un objeto como una rama o una hoja o un animal pequeño (gato, pájaro) o bien si se trata de un intruso real. Este análisis le permite tener una mayor precisión y evitar falsas alarmas, en las cuales probablemente caería una barrera infrarroja. Es así que las barreras de microondas por su alto grado de seguridad, se suelen usar en instalaciones especiales, como en cárceles, edificios militares o aeropuertos.

En el caso de activarse, las barreras pueden configurarse para que hagan sonar la alarma del sistema local y/o para que den aviso silencioso a la central de monitoreo. Dependiendo de las cualidades del panel receptor, distancias del espacio a monitorear y a las necesidades particulares de cada cliente, se pueden instalar tanto en forma cableada como inalámbrica.

A nivel alimentación, pueden suplirse con paneles solares o con corriente eléctrica y en ambas alternativas, contar con baterías para continuar funcionando en caso de cortes o interrupciones.

En interiores,  para su uso en casas, depósitos, fábricas, o estacionamientos, se suelen aplicar en marcos de puertas y ventanas tanto montadas como incrustadas. En exteriores, se suelen instalar camuflados en columnas de luz o de rejas perimetrales.

Funcionalidad y eficiencia

Gracias a estas prestaciones que acabamos de mencionar, los beneficios de las barreras, entonces, son varios:

• Detección temprana y primaria, identificando intrusos en cuanto acceden al perímetro de la zona a proteger.

• Amplia zona de cobertura, hasta 200 metros con un solo dispositivo (receptor y emisor). Combinandolas e instalándolas una arriba de la otra, se pueden generar “paredes invisibles” de detección

• Adaptabilidad de instalación: son instalables en prácticamente cualquier superficie y su cableado es muy simple.

• Buena relación efectividad/costo. Las barreras infrarrojas, por las características antes mencionadas son la mejor opción para detección perimetral que además es considerablemente más barata que otras tecnologías (como los sensores PIR o de Microondas). Por su parte, las barreras de microondas, si bien son mucho más costosas, son una opción conveniente cuando se requiere cubrir un gran espacio y se requiere mayor nivel de precisión y seguridad.

Es importante destacar que si se pretenden instalar en el exterior, deben cumplir con estas condiciones para asegurar una performance precisa y una buena durabilidad:

• Si van a estar en el exterior, deben tener un IP mayor o igual a IP 65, pero si van a ubicarse a semi intemperie (en un quincho, patio, balcón o terraza pero techado o semi cubierto), pueden tener un IP un poco más bajo, pero como mínimo IP 53

• Es recomendable que incluyan sistema de tamper, para poder identificar y enviar un aviso al panel en caso de que su carcasa sea intervenida.

Más allá de estos requerimientos para instalar una barrera, al igual que con cualquier sistema o dispositivo de seguridad, es de vital importancia también analizar qué tipo de intrusiones se pretende prevenir,  las condiciones del espacio a monitorear, como las distancias que implica, la disposición y características de las entradas posibles, o la presencia de columnas, condiciones climáticas, árboles o animales en la zona. 

 

Dicho esto, ignorar o subestimar a las barreras infrarrojas sería un grave error tanto en una instalación de interiores, exteriores, en hogar, fábrica o predio productivo. Sus beneficios, nivel de efectividad y costo, le merecen un lugar central y una alta consideración a la hora de instalar cualquier tipo de sistema de protección perimetral o de interiores.

En Starx Security brindamos un asesoramiento técnico especializado y respaldado por 28 años en la industria, por eso nos complace presentarles algunas de las mejores alternativas de barreras infrarrojas que se adaptan a cada espacio.

Infrarrojas de doble haz para exterior con cableado simplificado

ABT 20

ABT 250 

De 20 metros

De 30 metros

De 40 metros

De 60 metros

De 100 metros

De 250 metros

Barrera Infrarroja Tipo Barral de 60 mts y 6 haces

Barrera cilindrica de exterior de 30 mts.

abo (1)

Barrera cilindrica de exterior de 60 mts.

abo (1)

Barrera cilíndrica de exterior de 100 mts.

abo (1)

Barrera cilíndrica de exterior de 150 mts.

abo (1)
De Microondas para exterior con cableado simplificado

Barrera de microondas de 10 a 150 mts.

De interior con cableado simplificado

Barrera infrarroja de interior de 1 haz, 20 metros

Compartir el post:

×